¿Próxima incursión directa de USA en la guerra de Ucrania? Mientras…

“Ya nos lo dijo el Eclesiastés:

tiempo hay de todo:

hay tiempo de amar,
 tiempo de ganar, tiempo de perder, 
tiempo de plantar, tiempo de coger,
 tiempo de llorar, tiempo de reír, 
tiempo de rasgar, tiempo de coser,
 tiempo de esparcir y de recoger, tiempo de nacer, tiempo de morir”.

RUBÉN DARIO
“Quien acaricia a un tigre acaba perdiendo un brazo”.

GIOVANNI FALCONE
“Por desgracia, a ella le gustaban más los atardeceres que las llaves y terminó desapareciendo en uno”.

‘MY BLUEBERRY NIGHTS’

Se nos acaba el tiempo. Ya lo dijo ayer el gobierno estadounidense: si Rusia ataca a Ucrania con armas químicas, biológicas o nucleares, desencadenaría una respuesta bélica de Estados Unidos. El mensaje es clarísimo; el riesgo también. Sobre todo porque Vladimir Putin es impredecible. Demencial.

Se ha cumplido un mes de que Rusia inició una guerra cruenta en contra Ucrania. Antes de eso, pocos asegurábamos así sería. Se decía que planteábamos un escenario no realista. En redes se nos tachaba de NO profesionales en nuestros análisis.

Espero ahora, los lectores no comentan el mismo error y consideren que no hay que desestimar el carácter irracional y la mentalidad inestable del líder ruso. Tampoco el cómo influye en sus decisiones su aparente delicado estado de salud.

Ucrania es hoy un país invadido; 3.6 millones de habitantes de una población de poco más de 44 millones han tenido que abandonar sus hogares. Uno de cada tres niños y niñas. A lo largo de este mes, Rusia ha ido escalando su castigo en contra de la población civil ucraniana. Hemos visto cómo hospitales, teatros, escuelas, centros de refugio han sido bombardeados. El objetivo es doblegar al gobierno de ese país, destruir los sistemas productivos y diezmar a la población.

Ante la decisión de Putin de continuar con los ataques (mismo entre la población civil), la Unión Europea, el G-7, la OTAN, la ONU y más de cien países han condenado la actitud del Kremlin. Joe Biden, presidente de Estados Unidos, apenas se trasladó a Europa para perfilar un nuevo esquema de apoyo a Ucrania.

Pasó de descartar una intervención militar de su país, dicho hace unos días, a notificar que, da darse en Ucrania un ataque con armas químicas, biológicas o nucleares por parte de Rusia, Norteamérica desencadenaría una respuesta por la vía de su ejército.

Creo que México no se ha enterado de lo que eso podría significar. Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania ha dicho que Rusia ha lanzado bombas de fósforo y bombas de racimo en días pasados. Ambos tipos están prohibidas de acuerdo a todo tratado internacional en la materia, pero ya sabemos que las condenas no le interesan mucho a los autócratas salvo para victimizarse.

A un mes de que iniciara la invasión rusa, el mundo se vuelve a dividir en dos: entre quienes apoyan a Ucrania y los que vitorean al invasor ruso. Salvo, irónicamente, el gigante chino, aliado de la extinta URRS, que hoy se ve forzado a mantener un frágil equilibrio entre sus necesidades; algo que hasta hace pocos meses hubiese sido impensable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook