Muere Alfredo Ríos Galeana, el enemigo público número 1 de México

Alfredo Ríos Galeana, quien fuera líder de la organización más peligrosa y violenta de los años 80, lograró evadirse a sangre y fuego de tres prisiones de la Ciudad de México y fuera considerado el enemigo público número uno, murió en un hospital a consecuencia de enfermedades a los 80 años de edad. El también conocido como El Feyo, purgaba una sentencia en el penal del Altiplano, en el Estado de México.

Ríos Galeana, cometió junto con su banda al menos 20 asaltos a instituciones bancarias de la CDMX, Estado de México, Morelos, Hidalgo, Puebla y Tlaxcala.

Su organización delictiva estaba formada por quien se convirtiera en líder de una banda de secuestradores, Andrés Caletri López, El Caletri; El Marino, entre otros.

Alfredo Ríos Galeana, originario de Arenal de Álvarez, Guerrero, fue un militar, policía, cantante de rancheras, extra en películas, árbitro de futbol y criminal como asaltabancos y secuestrador.

Hijo de Sabino Ríos y María Damiana Galeana, nació en Arenal de Álvarez, municipio de Benito Juárez, Guerrero, el 28 de octubre de 1950. Ingresó en el Ejército Mexicano a los 18 años de edad, alcanzando el grado de sargento segundo en la Brigada de Fusileros Paracaidistas, del cual desertó tiempo después para iniciar una carrera criminal.

En 1974 fue capturado, fichado por delitos menores, y liberado el 4 de diciembre de 1976, aun así ingresó a una corporación dedicada a la vigilancia de la banca, el Batallón de Radio Patrullas del Estado de México (Barapem) en 1978, en la cual alcanzó el rango de comandante.

Para la década de 1980 comenzó y dirigió una banda de asaltabancos, debido a que el Barapem fue eliminado por decreto al volverse en contra de los fines por los cuales fue conformado: Siendo todavía policía perteneciente al Barapem cometió su primer asalto bancario en 1978, en 1981 fue capturado e ingresado a prisión en el estado de Hidalgo, cárcel de la cual se fugó el 18 de diciembre de 1982, un año después en 1984 fue nuevamente arrestado e ingresado al penal de Santa Martha Acatitla, de donde nuevamente se fugó del reclusorio con ayuda de custodios y policías auxiliar, y volviendo a ser recapturado en 1986 después de un enfrentamiento con policías judiciales en la colonia Aragón, y llevado al Reclusorio Sur.

Gracias a los conocimientos que adquirió mientras servía al Barapem custodiando bancos, puedo realizar más de cien atracos a diferentes bancos en su carrera delictiva, aparentemente se vio obligado a empezar a delinquir debido a que sus jefes de policía le pedían cuotas, que al no poderlas cubrir tenían que solventarlas con su salario, esto pasaba con todos los miembros de la corporación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook