La crisis que se vive en Buckingham

Los efectos de la polémica generada tras la renuncia de los duques de Sussex, Harry y Meghan Markle a los beneficios de la corona no para.

El escándalo ya es conocido en el Reino Unido como #MEXGIT, y entre lo más reciente publicado por los medios británicos está el tema de la custodia de su hijo, Archie (de ocho meses), que tiene en su poder la reina Isabel según dicta la antigua ley conocida como la Gran Opinión para la Prerrogativa de la Familia Real.

Ésta fue dictada durante el mandato de George I y se refiere al control que debe tener el actual reinado sobre la crianza, educación y el matrimonio de los nietos de Isabel II, así lo explicó la experta en realeza, Marlene Koenig, quien concedió una entrevista al diario británico Mirror y también señaló que lo mismo pasa con la segunda línea del trono, el Príncipe William y su esposa Kate Middleton, que no tienen legalmente la custodia total de sus tres hijos, el príncipe George, la princesa Charlotte y el príncipe Louis.

Sin embargo, los problemas que enfrenta Meghan Markle, no sólo son con los Windsor, sino también con su padre Thomas Markle, quien podría testificar próximamente en su contra en el marco de la demanda presentada por ella contra el rotativo Mail on Sunday, así lo dio a conocer la prensa británica.

La batalla judicial comenzó en octubre pasado, cuando la duquesa de Sussex arremetió contra el diario por haber difundido una carta que escribió a su padre, y en la demanda reprocha su supuesto “mal uso de información privada”, una “edición selectiva” del contenido de la misiva, así como la “infracción del ‘copyright’ de ésta, cargos rechazados por el diario sensacionalista.

Por su parte, el diario Mail on Sunday presentó su defensa ante el Tribunal Superior y en los documentos se señala que Thomas Markle decidió revelar la carta después de meses para exponer las “falsas” declaraciones de su hija “de que ha hecho todo lo posible para acercarse y reconciliarse con él”.

El dominical, también indica que los miembros de la realeza, incluida Meghan, “dependen de la publicidad sobre ellos mismos y sus vidas a fin de mantener las privilegiadas posiciones que sostienen y para promocionarse. Existe un interés público enorme y legítimo en la familia real y en sus actividades, conducta y patrones de comportamiento”, destaca.

En tiempo de espera

La espera continúa en cuanto se decide la situación de los duques después de que la Isabel II se reuniera con varios miembros de la familia, entre ellos el príncipe Carlos y el príncipe Guillermo, con quien Harry actualmente mantiene relaciones tensas, mientras que Meghan estuvo presente a través de una conferencia telefónica, ya que se encuentra en Canadá.

En el encuentro que se celebró el lunes pasado en la residencia privada de la reina en Sandringham, en el este de Inglaterra, se acordó establecer un “periodo de transición” para que Enrique y Meghan abandonen sus funciones reales como desean.

“Hubiéramos preferido que siguieran trabajando como miembros de la familia real a tiempo completo, pero respetamos y comprendemos su deseo de vivir una vida más independiente como familia, sin dejar de ser una parte valiosa de la mía”, afirmó la monarca, de 93 años.

Lo que en su momento parecía un cuento de hadas para los jóvenes miembros de la realeza británica, en un abrir y cerrar de ojos se convirtió en una completa pesadilla. A continuación, repasaremos algunos acontecimientos importantes que son clave desde la llegada de Meghan a esta monarquía.

Criticada el día del compromiso

El príncipe Harry, (el nieto consentido de Isabel II) y Meghan Markle, desde el inicio de su relación, han estado en la mira de la prensa internacional y de las opiniones públicas, en principio porque pertenecen a “mundos diferentes”.

Ella es una actriz estadounidense que se divorció en 2013 del productor Trevor Engelson y conoció al príncipe en una cita a ciegas.

Se comprometieron en noviembre del 2017 y en diciembre empezaron las primeras críticas en su contra por el vestido que lució en las fotografías oficiales del compromiso, un diseño de Ralph & Russo valorado en más de 40 mil euros y el palacio de Kensington se vio obligado a aclarar que la prenda había sido pagado con su propio dinero.

La polémica en la boda

Días antes de la boda, el padre de Meghan protagonizó un escándalo al venderle fotos a un paparazzi británico y se quejó ante los medios de no haber sido invitado a la boda.

El 19 de mayo del 2018 se dieron el “sí” en la capilla de San Jorge de Windsor, ella llegó al altar del brazo del príncipe Carlos y la única invitada de su familia fue su madre, Doria Ragland. La boda real fue la tercera más vista en la historia, porque alcanzó una audiencia de más de millones de personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook