En México crece número de personas con trastornos alimentarios

En los últimos seis años se han encontrado importantes innovaciones en los criterios diagnósticos de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), que llevan a observar un incremento en el número de personas que padecen trastorno por atracón (TA), enfermedad patológica con origen psicológico, expuso Rosalía Vázquez Arévalo, profesora de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La Doctora en Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona, España, ofreció la primera conferencia del Congreso Internacional de Nutriología “Insatisfacción corporal de la delgadez al exceso de peso”, organizado por el Consorcio de Investigadores en Nutriología (Coninut), en la Facultad de Nutrición de la Universidad Veracruzana (UV), los días 7, 8 y 9 de noviembre.

Ante investigadores de Colombia, Argentina y México, así como académicos y alumnos del área de la salud de las 14 instituciones de educación superior que conforman la Coninut, Vázquez Arévalo habló del Diagnóstico de los trastornos alimentarios DSM-IV al DSM-V, dando a conocer resultados de las investigaciones que realiza sobre este tema.

Planteó que la quinta versión del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM, por sus siglas en inglés), plantea diversas observaciones sobre los TCA, siendo la más relevante la constitución de una categoría diagnóstica propia para el trastorno por atracón, cuyas repercusiones modifican los TCA y su impacto en las políticas de seguros de salud.

Precisó que la obesidad como tal no representa un trastorno mental, pero constituye un problema grave de salud, por lo que de registrarse como un trastorno mental su denominación deberá ser “trastorno por atracción”, y se le caracteriza por el consumo de grandes cantidades de alimentos y una pérdida de control.

Tenemos una obesidad de origen orgánico que proviene de problemas emocionales, y si en 30 años o más no hemos podido detenerla, quiere decir que no lo estamos haciendo bien, por lo que tenemos que reflexionar sobre cómo estamos viendo el problema”, apuntó la investigadora.

Fuente: Universo UV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook