Ciencia y luz/Probióticos, aliados invisibles

El ser humano ha conseguido introducir en su alimentación los probióticos de manera inconsciente desde hace más de 4 500 años con la invención accidental del yogurt.

Los probióticos son pequeños organismos vivos que no podemos ver a simple vista, solo pueden ser observados con el microscopio, pero otorgan un beneficio a nuestra salud cuando son consumidos en cantidades adecuadas. Pueden agregarse a la fórmula de diferentes tipos de productos, incluyendo alimentos, medicamentos y suplementos dietéticos. Las especies de Lactobacillus y Bifidobacterium son las más utilizadas.

Un probiótico debe tener ciertas propiedades por las cuales se diferencia de bacterias que causan enfermedades en el ser humano, las propiedades más importantes para que un microorganismo vivo se denomine probiótico son: un agente probiótico debe mostrar propiedades no patógenas, capacidad de supervivencia a través del tracto digestivo, adherencia al epitelio intestinal, colonización del tracto intestinal, producción de sustancias antimicrobianas y adecuada supervivencia (estabilidad) en forma de polvo, líquido o en alimentos.

Para que los probióticos lleven a cabo funciones benéficas en nuestro cuerpo, primero deben iniciar un viaje a través de nosotros. El lugar de inicio de este recorrido es nuestra boca como todos los alimentos, pasan a través de nuestra garganta, estómago hasta llegar al intestino, que es donde instalan su campamento y se alistan para la batalla, “combaten y pelean” por alimento y nutrientes con microorganismos dañinos que ingresan a nuestro cuerpo. Así mismo otra función que ejecutan es ayudarnos a procesar y romper los alimentos complejos que ingerimos y quizá nosotros no seamos capaces de asimilar. Por ejemplo, para el caso de algunas personas que son intolerantes a la lactosa, los probióticos contienen las herramientas químicas para su procesamiento apropiado evitando los estragos generados que les causaría la lactosa, tal como diarrea o inflamación.

BENEFICIOS NUTRICIONALES

Entre los principales beneficios nutricionales aportados por el consumo de probióticos se encuentra la degradación de toxinas, disminución de la acidez estomacal e intestinal favoreciendo el crecimiento de organismos beneficiosos así como su adhesión a la superficie del intestino, evitando que microorganismos nocivos se unan y dañen al huésped. De modo que protegen de enfermedades intestinales como diarreas, disminuyen el estreñimiento debido a que favorecen el aumento de los movimientos intestinales.

Una vez que ya conociste qué son y cómo funcionan nuestros pequeños amigos, seguro te preguntarás dónde encontrarlos para tenerlos de aliados en tu organismo; y aunque no lo creas están disponibles muy cerca de ti en diferentes presentaciones y costos.

Una forma en que se comercializan nuestros microaliados es en suplementos con presentaciones en forma de pastillas comprimidas o cápsulas. Pero sin duda la forma más accesible y común de encontrarlos es en alimentos fortificados con probióticos, principalmente en bebidas lácteas fermentadas y en el yogurt.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook