AMLO llama a «una pausa» en las relaciones México-España y Albares evita el choque

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, planteó hoy hacer «una pausa» en las relaciones con el Gobierno de España, y también con las empresas del país

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha planteado este miércoles hacer «una pausa» en las relaciones con el Gobierno de España, y también con las empresas del país. «Vale más darnos un tiempo, hacer una pausa. A lo mejor cuando cambie el Gobierno (el mexicano) ya se restablecen las relaciones«, aseveró el mandatario durante su conferencia de prensa matutina. Sin embargo, descartó que se vaya a producir una petición formal a la embajada española. El ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, ha evitado un choque frontal, asegurando su «sorpresa» por el exabrupto. El ministro español ha incidido en que a España «no se le ha comunicado nada oficialmente» y que la relación España-México «es una relación estratégica queva más allá de declaraciones verbales súbitas o palabras puntuales».

«Entiendo que [las declaraciones de AMLO] se han hecho en un contexto informal y que por supuesto no supone una posición oficial«, ha declarado el ministro español desde Lyon, escala en su reciente viaje desde Kiev a Bruselas. Pero, ha puntualizado, «habría que preguntarle al presidente López Obrador qué ha querido decir con eso (…) El Gobierno de España no ha hecho ninguna acción que pueda justificar una declaración de este tipo».

Las diatribas contra España por parte de López Obrador, conocido como AMLO por sus iniciales, han sido una constante desde que exigió en 2019 al rey Felipe VI que ofreciera disculpas a los pueblos indígenas de México por los abusos cometidos durante la conquista. La mayoría de analistas políticos mexicanos consideran estos ataques como un ejercicio de retórica de cara a su electorado. Sin embargo, nunca había llegado tan lejos como para sugerir una posible paralización de las relaciones entre ambos países 

«Queremos tener buenas relaciones, pero no queremos que nos roben», apuntó el mandatario, quien agregó que la relación actual con las empresas españolas no es buena. «A mí me gustaría que hasta nos tardáramos en que se normalizara (la relación), para hacer una pausa, que yo creo que nos va a convenir a los mexicanos y a los españoles. Desde luego, al pueblo de México y al pueblo de España», agregó. 

En su respuesta a las declaraciones de AMLO sobre la relación con las empresas españolas, el ministro Albares ha asegurado que «lo que demuestran las relaciones empresariales entre nuestros dos países es que desde hace muchos años, los flujos de inversión en ambas direcciones no hacen más que incrementarse, lejos de una ‘pausa’», para añadir que «en cualquier caso, lo que siempre hará el Gobierno de España es defender los intereses de España en cualquier ocasión y ante cualquier país».

AMLO afirmó que existía un «contubernio arriba, una promiscuidad económica y política en la cúpula de los Gobiernos de México y de España», durante el mandato de sus predecesores, pertenecientes a partidos políticos actualmente en la oposición. A lo largo de este tiempo, México era el que llevaba la «peor parte», porque «nos saqueaban». «Entonces, vale más darnos un tiempo, una pausa», reiteró. 

Cuestionado sobre si se pedirá la salida del embajador, el presidente mexicano aseguró que no se producirían peticiones formales de ningún tipo. «No, eso no se puede hacer, imagínense los internacionalistas, los diplomáticos, si de por sí me cuestionan porque soy de Tepetitán (Tabasco, lugar de nacimiento del mandatario)», respondió. El Confidencial contactó con la Embajada de España en México, que indicó que, por ahora, no habrá un pronunciamiento oficial al respecto. 

Como en otras ocasiones, el presidente hizo estas declaraciones al recordar presuntos actos de corrupción de las empresas españolas durante Gobiernos anteriores. En particular, nombró a Repsol e Iberdrola, que hicieron contratos con las Administraciones de Vicente Fox (2000-2006), Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018). El pasado 19 de enero, AMLO acusó a estas dos compañías de llevar a cabo «una especie de segunda conquista», en particular tras la reforma energética de 2013 que abrió el sector a la inversión privada.

Las declaraciones de AMLO llegan dos semanas después de que España aprobara el nombramiento de un nuevo embajador mexicano en Madrid. El nominado, Quirino Ordaz Coppel, es un político sin experiencia diplomática y el gobernador saliente de Sinaloa, uno de los estados más violentos del país. Tras la conferencia de prensa, el presidente del opositor Partido Acción Nacional (PAN) en la Ciudad de México, Andrés Atayde, criticó en declaraciones a El Confidencial la «visión de isla» de López Obrador. «Sus posturas aíslan a México de los países que históricamente han sido amigos. Repercutirá irremediablemente en el turismo, la inversión y el comercio», lamentó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook