Acusan Discriminación A Agentes De La Guardia Nacional Por Ser Expolicías Federales

Militares que integran la Guardia Nacional gozan de beneficios que los expolicías no; a ellos los hacen trabajar más tiempo y sin derecho de alojamiento, narran

Venir de la extinta Policía Federal (PF) es el peor castigo que algunos elementos de la Guardia Nacional (GN) han tenido que pagar dentro de la nueva corporación, operada y administrada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), asegura uno de sus integrantes, quien relata que se vive discriminación frente a sus compañeros que salieron de las Fuerzas Armadas.

Un agente de la GN entrevistado por EL UNIVERSAL, a condición de anonimato por temor a represalias, denuncia que los militares que integran la Guardia Nacional tienen privilegios sobre los pertenecientes a la extinta PF, ya que quienes vienen del Ejército y la Marina son alojados en cuarteles, comen a sus horas y reciben un bono mensual, mientras que los expolicías duermen en carpas, incluso con temperaturas bajo cero.

Detalla que un grupo de alrededor de 500 guardias, todos exfederales, enviados a principios de enero a Ciudad Juárez, Chihuahua, para reforzar la presencia federal en esa urbe fronteriza con Estados Unidos, pernoctan en carpas de hule, descansan menos que sus compañeros militares y ganan menos sueldo.

“Ellos tienen muchos privilegios, muchas preferencias. Como quiera se quedan en sus cuarteles, en su cama, comen a sus horas y nosotros, no. A veces nosotros tenemos que comer en la calle o esperar a que nos lleven la alimentación a la hora que puedan y no nos dan la alimentación como es”, se queja.

A consulta de este diario sobre la situación de su personal en Ciudad Juárez, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana respondió que desde el sábado un grupo de la Guardia Nacional se trasladó al lugar para mejorar las condiciones de alojamiento de los 500 elementos desplegados en la ciudad fronteriza.

El guardia que recurrió a EL UNIVERSAL para exponer la situación laboral que enfrenta junto a sus compañeros menciona que llegaron a Ciudad Juárez provenientes de Oaxaca, con la orden de realizar sólo patrullajes de presencia sin poner a disposición de las autoridades ministeriales a infractores de la ley.

Acusa que existen versiones de que los exfederales reciben este tipo de tratos con la intención de que renuncien, pues les han dicho que el objetivo es que, al finalizar el primer semestre de 2022, ya no quede ningún guardia nacional que haya estado en la Policía Federal, impulsada por el expresidente Felipe Calderón.

Agrega que los militares y marinos comisionados a la GN descansan 24 horas por ocho y 12 horas de trabajo, además, dice, les dan un bono cada mes, mientras que a los expolicías federales solamente su salario y laboran entre 13 y 14 horas todos los días, por tres o cuatro de descanso.

“Nosotros que provenimos de la extinta Policía Federal estamos trabajando entre 13 y 14 horas, además de que nos piden el apoyo los militares para cubrir de dos a cuatro horas más, y ahorita se va a aumentar a cinco, entonces trabajaríamos entre 18 y 19 horas corridas; para nosotros no hay descanso: es sábado y domingo y de lunes a viernes, todos los días estamos trabajando de corrido, no tenemos descanso ni para lavar ropa, para atender nuestras necesidades”, refiere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook